ALMENDRADOS

Receta de Ramón Rodriguez Álvarez.

Almendrados-de-cafe

 

Ingredientes:

  • 500 gr de almendra molida
  • 500 gr de azucar
  • 5 claras de huevo
  • Obleas
  • Almendras crudas (para la decoración)

Preparación

  1. En un bol se mezclan las claras de huevo con el azucar hasta que estén totalmente integradas (si quereis que los almendrados “crezcan” y sean más esponjosos, batir hasta el punto de nieve… si por el contrario quereis unos almendrados más del tipo “duro” estilo “Allariz”, entonces cuanto más líquido y menos batido, mejor)
  2.  Se añade la almendra y se procede a mezclar con calma y paciencia (y brazo… que cuesta de lo lindo XD), hasta que la masa sea consistente y homogénea.
  3.  En una fuente de horno plana se pone la oblea (ya bien puede ser de la típica oblea cuadrada grande que cubra toda la fuente, como de las ya cortadas en círculos que se distribuyen por la fuente) y encima se van poniendo pequeñas esferas de la masa (yo me ayudo con dos cucharas, para que más o menos tengan todas la misma cantidad). No hay que preocuparse demasiado por la “forma” o la apriencia que tengas en este momento, que luego todo se arregla.
  4.  Se adornan las esferas con una almendra cruda en el centro y se procede a dar la forma que más se desee a la masa con los dedos mojados en agua (así evitamos que se quede todo pegado, y al mismo tiempo es más fácil dar la forma)
  5.  Horno a 180º en la posición intermedia, durante 10-15 minutos (al gusto del consumidor, pues a algunos les gustan más pasadas y a otros más cruditas).
  6. Dejar enfriar y recortar los rebordes de las obleas.
  7. Alejar de las malas personas que tengas en casa, que como las vean… te quedas sin ellos.
  8.  Disfrutar

——

Unas cuestiones puntuales para aclarar:

  1.  Las yemas pueden usarse para pintar la superficie de las bolitas, de forma que queden más brillantes los almendrados
  2. La cantidad de azucar ya depende del gusto de cada persona, yo, por ejemplo, suelo usar 300 gr de azucar para el medio kilo de almendra, pues sino queda excesivamente dulce para mi gusto
  3.  En el momento en que empiezan a “brillar” en el horno (coger color dorado), ya es el momento de quitarlas, pues, aunque estén blandas, eso se debe al calor… en cuanto enfríen un poco, ya quedan duras y con la consistencia típica del almendrado
  4. Al final es todo cuestión de hacerlas un par de veces, y luego ir “variando” las distintas opciones en función del gusto de cada uno (yo ayer me puse a hacerlos, y como no tenía ganas de andar separando huevos y tirando yemas, en lugar de 5 claras usé tres huevos enteros… de sabor quedaron ricas igual, más amarillas y más brillantes, pero les falta la “consistencia a almendrado” de usar la clara solo).

 ——–

Es una receta muy fácil, muy sencilla, que mancha poco, y que luego dura un montón (aunque esto depende de la gente en casa… que como sean como en la mía… en un par de días desaparecen todos XD), ya que bien envasados en la típica caja de metal de las galletas, pueden durar un mes o más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s